El Caballito

La escultura “El Niño sobre el Caballito de Mar”, comúnmente conocida como “El Caballito”, es uno de los íconos de Puerto Vallarta.

Aunque la mayor parte de residentes y visitantes de nuestro destino conoce esta figura ubicada sobre el Malecón, pocos saben que la obra original realizada por el artista Rafael Zamarripa se colocó a finales de la década de los 60 en Las Pilitas, al extremo sur de Playa Los Muertos.

Después de una fuerte tormenta, la escultura se perdió en el mar y se le pidió una réplica de mayor tamaño al artista, la cual fue colocada en 1976 de manera destacada sobre el Malecón y fue la primera de muchas esculturas que posteriormente adornarían este paseo turístico.

De acuerdo con Juan Manuel Gómez Encarnación, cronista de la Ciudad de Puerto Vallarta, “para interpretar esta figura de bronce habría que pensar en los elementos que la integran. El hipocampo alude al mar como generador de la naturaleza de nuestro destino. El niño significa la esperanza mirando hacia el futuro. Su sonrisa y brazo extendido en señal de bienvenida es símbolo de amistad y amabilidad. El sombrero de charro abraza el orgullo de ser de Jalisco, así como la cultura, las tradiciones y la historia de nuestro país”.

Nacido en Guadalajara, Jalisco en 1942, Rafael Zamarripa es actualmente uno de los coreógrafos y maestros de danza contemporánea y folclórica más respetados de México. Además, es pintor, escultor, ceramista, diseñador y escenógrafo. A la edad de 18 años ganó el Premio Nacional de Escultura y, en ese momento (1960), se le encarga la creación de “El Niño sobre el Caballito de Mar”, obra que se ha convertido en un ícono de Puerto Vallarta.