Gobernador Ignacio Luis Vallarta

Quienes caminan por el Malecón, al llegar a Plaza de Armas se encuentran la estatua de Ignacio L. Vallarta, el cual se confunde con un monje por la vestimenta que tiene. Pocos saben que se trata de una toga ya que, él fue presidente de la Suprema Corte de Justicia entre 1878 y 1882. En ese lapso hizo un estudio que título “Votos de Vallarta”, sobre derecho constitucional.

En 1863, fue electo gobernador de Jalisco, pero no pudo ejercer el puesto debido a la oposición de uno de sus contrincantes. En 1871, ganó nuevamente la elección y pudo ejercer el cargo.

Llegó a trabajar con Benito Juárez y Porfirio Díaz. En el gabinete de Benito Juárez, estuvo al frente del Ministerio de Gobernación y Porfirio Díaz lo nombró secretario de Relaciones Exteriores. 

Murió el 31 de diciembre de 1893, es un mexicano tan importante que sus restos descansan en la glorieta de las Personas Ilustres del Panteón Civil de Dolores, en la Ciudad de México.

En 1918, el Congreso de Jalisco nombra a Las Peñas como Las Peñas Puerto Vallarta en honor a Ignacio L. Vallarta. Es así, que este bello destino del Pacífico mexicano honra su nombre.